Maquillaje

Piel de terciopelo con Matissime Velvet de Givenchy

Si quieres conseguir el efecto piel de terciopelo, voy a recomendarte una base de maquillaje de Givenchy que te va a encantar. ¡Descubre en este post todo lo que Matissime Velvet puede hacer por tu piel!

Hoy en día existen tantas bases de maquillaje como tonos de piel, y tantas texturas y formatos como te puedas imaginar, así que no hay excusa para no encontrar una base —o un fondo— que sea perfecta para tu tipo de piel.

Para mí, lo más importante a la hora de comprar una base de maquillaje es que sea de una buena marca y que sea adecuada para mi piel; luego simplemente elijo la base en función del tono.

Para elegir el tono más adecuado para mi piel, sigo el sabio consejo que me dio un maquillador profesional hace tiempo: el tono que se acerque más al color de la piel de mi cuello, ya que como consecuencia de las “imperfecciones” del rostro (rojeces, manchas, granos…) resulta mucho más difícil determinar cuál es el color real de nuestra piel; y porque también varía en función de la época del año y del día del mes.

Por último, si es que esa base viene en varios formatos, elijo el que más me guste. Yo me suelo decantar por el fluido, porque aparte de ser el que más se comercializa en España, me parece el más cómodo de aplicar y con el que consigo un mejor resultado. Ah, y también me fijo en el acabado de la base, es decir, en el efecto final que deja en la piel una vez aplicada (más o menos mate, luminoso, cobertura total, “lifting”, etc.).

Si lo que buscas es una base de maquillaje completa —que además de cubrir imperfecciones y unificar el tono, tenga alguna propiedad adicional—, la base Matissime Velvet de Givenchy me parece una opción perfecta.

Estas son sus principales características:

  • Textura muy ligera y sensación muy natural en la piel
  • Efecto mate (que no piel apagada)
  • Un toque de luminosidad
  • Larga duración (hasta casi 10 horas)
  • Protección solar: FPS 20 y PA +++
  • Seis tonos diferentes para elegir
  • Propiedades astringentes y purificadoras

Su composición es una potente mezcla de extractos naturales: aceite de comino negro, jenjibre, pimpinela y canela. Gracias a la combinación de estos ingredientes y a sus microesferas de sílice, se reduce el exceso de grasa, se cierran los poros, la piel se autoregula y se alisa. Además, los aminoácidos que envuelven los pigmentos escogidos para cada base permiten que el maquillaje permanezca intacto durante muchas horas y sus principios actúen de forma constante.  

Un producto que me encantó desde el primer momento no solo porque cumple su función de manera impecable, sino porque además tiene propiedades beneficiosas para la piel: la cuida, la purifica y la protege de los efectos dañinos del sol (protección UVB y UVA). ¿Qué más se puede pedir?

Al margen de la marca y el producto que elijamos, en ocasiones merece la pena comprar dos tonos de una misma base —los que más se asemejen a tu tono de piel— y mezclarlos antes de aplicarlos.

¿Por qué? Porque según el momento o la ocasión (maquillaje de día o de noche, evento especial con fotografías, piel más morena…), puedes añadir mayor o menor cantidad del tono más oscuro y conseguir así el mejor acabado.

En realidad, si te maquillas a diario, los vas a rentabilizar, así que merece la pena planteárselo, porque lo que está claro es que es una idea superpráctica. ¡Un pequeño truco que aprendí de una amiga!

Por cierto, en este post solo te he hablado de la base Matissime Velvet en formato fluido, pero también existe en formato compacto, por si ese fuera tu favorito. En este caso, podrás elegir entre cuatro tonos diferentes. 

Si tú también quieres tener una piel aterciopelada, sana y luminosa, ya sabes cuál es el producto que no puede faltar en tu neceser de maquillaje. 

¡Espero que te guste tanto como a mí!

Un beso, Ana. 

Créditos de fotos: Esif Fotografía.

También te puede interesar

Sin Opiniones

    Dejar una opinión