Rostro

¿Ampollas de proteoglicanos?

Quizá el término “proteoglicanos” te suene a chino, pero cada vez se escucha más dentro del mundo de la belleza. Si quieres saber por qué los proteoglicanos se consideran las ampollas milagrosas, no te pierdas el nuevo post. ¡Querrás probarlas cuanto antes!

Cuando comienza el buen tiempo, las firmas de belleza y cosmética lanzan al mercado productos y tratamientos que tienen por objetivo cuidar y mejorar el aspecto de nuestra piel, protegiéndola al mismo tiempo de los efectos negativos del sol.

Hay un producto, cada vez más extendido, que es muy efectivo y natural. Se trata de las ampollas de proteoglicanos. Estos minúsculos recipientes contienen una concentración de determinadas proteínas y glucosa (que están presentes en las estructuras de nuestras células), que harán que tu piel mejore ligeramente cada día.

Y a estas proteínas, que son la base principal de estas ampollas, se le suman otros activos que logran un resultado determinado, como hidratar más la piel, unificar el tono o purificarla. Pero, por lo general, persiguen combatir los signos de la edad.

Estas ampollas son realmente efectivas porque están hechas a base de componentes esenciales que forman parte de la estructura natural de las células de la piel. Por eso logran que el efecto deseado: más hidratación, más luminosidad, elasticidad y tersura. ¿Quién no desea una piel así?

Las que os muestro en este post son las de Endocare, perfectas para disminuir los signos de la edad en pieles mixtas y grasas, ya que no contienen aceite y su fórmula es no comedogénica. Están elaboradas a base de vitamina C, E y ácido cítrico.

Y la pregunta del millón para muchas, ¿cómo se utilizan? Muy sencillo, se aplican igual que si fuera una crema hidratante.

Agita la ampolla, rompe el capuchón y aplica la mitad de su contenido en la palma de la mano y extiende el producto por el rostro evitando el contorno de ojos. Además, puesto que tienen protección solar, puedes despreocuparte de los temidos rayos del sol o de tener que utilizar una crema protectora encima.

¡Atrévete a incorporar los proteoglicanos a tu rutina de belleza! Un cóctel de activos naturales que hará que tu piel tenga el mejor aspecto posible.

Un beso, Ana.

Créditos de fotos: Esif Fotografía.

También te puede interesar

Sin Opiniones

    Dejar una opinión